domingo, 18 de abril de 2010

Silencio...se observa


Caminando por la playa tropecé con esta silla. Susurraba. Te invitaba a sentarte y observar. Al principio sólo me dediqué a ver cómo rompía el atlántico y después me di cuenta de que lo que tenía que observar era la nada, el infinito carente de límites y lleno de contenido. Cuando me dedico a observar la realidad desde fuera cada vez me parece más absurda.

4 comentarios:

Pau dijo...

No me preguntes como llegue a tu blog, pero me gusta mucho y tenia que decirtelo. Gracias por escribir, que andes bien(:

Pau dijo...

Muchas gracias por tu comentario! Me hiciste pensar en bastantes cosas, y la verdad me siento mejor y creo haber superado esa disconformidad; en parte, por lo que me dijiste. Saludos.

Casachica dijo...

uhmmm , que lindo .

Jacaré Molhado dijo...

Um convite irrecusável para descortinar o infinito dentro e fora de cada um!
Bela foto e texto!