martes, 2 de junio de 2009

Chihiro


Ayer cerré el bar. Tuve una visita curiosa, alguien me ha ayudado a darme cuenta de que si te encierras en una cosa dejas de ver otras. Y no, no creo que entre nosotros pase nada, pero me gustó ver que venía, que tenía ganas de hablar conmigo, de que saquemos partido al hecho de ser vecinos y me hace gracia cómo ha surgido todo. En algunos momentos estas semanas me he sentido mal, pero no por que nadie me hiciese sentir mal sino por el mero hecho de empecinarme en querer gustarle a una persona, que por circunstancias de la vida y por que sí, nunca se habría fijado en mí para nada más que compartir algunos ratos.

Después de dormirme taaaaarde y tener que despertarme pronto para llevarme a Sonsoles al Jardín Botánico, he llegado a casa y me he quedado frita. Le he dado la vuelta a la tele y me he puesto a ver en la cama "El viaje de Chihiro". Me encantan las películas de animación y hay momentos en los que necesito sumergirme en un mundo adimensional. Volver a ver las cosas con los ojos de una niña, sumergirme en la música, los dibujos, las voces, los guiños. Creo que me voy a ver otra peli...hoy me apetece tener un martes-domingo. Y después a leer.

Os acordais de la historia interminable?

1 comentario:

Fernando Yacamán Neri dijo...

Esa película es genial! y también el Castillo Vagabundo