viernes, 27 de junio de 2008

la bella desnuda

Hoy casi no he dormido y eso siempre me afecta. Me replanteo y re-planto mis ideas, mis idas y venidas. Miro por la cerradura de la calle para ver si me apetece asomarme y entonces, se cruzan en mi camino unos zapatos que me llaman la atención. Cierro los ojos con todas mis fuerzas deseando que pisen un charco. Después, me divierto persiguiendo a su sombra, porque siempre es una sombra. Y la persigo una y otra vez hasta que el calor borra su silueta. Esas sombras que van haciendo su camino, un camino a ninguna parte, son las que siempre llaman mi atención. Quizá la ausencia de cordura me invita a soñar con viajeros de renglones, que regalan abrazos y susurran recetas de postres...todo de chocolate.
Según el compás de la maquinaria de un reloj de cuerda, mi vida va avanzando poco a poco, y cuando mis latidos son menos intensos el reloj se para. Es su manera de decirme que debería detener mi ritmo y observar, para después encontrar mi guía. Yo me detengo y me quedo congelada, mientras todo lo que me rodea se convierte en un barrido y entonces busco esa mirada que grita que está ahí. No necesita hablarme, sólo con mirarme me dice que llevaba una eternidad esperándome. Y entonces llega el olor a regaliz. Siempre que algo sosiega a mi alma huele a regaliz. Después de embriagarme con ese olor a palulú miro mis manos y me pregunto si están preparadas para volver a acariciar o si solamente transmitirán mentira y miedo.

Mentira y miedo, ahora nadan juntos en un río bermellón porque desconfianza les empujó a la corriente. Puede que tenga que esperar a que se ahoguen o puede que tenga que borrarlos y convertir esas aguas en cristalinas.

----------------
Now playing: Fito & Fitipaldis - La Casa Por El Tejado
via FoxyTunes

2 comentarios:

supercrisis dijo...

Cuando lo lea te diré algo. De momento pediré otra copa y dejaré pasar la tarde mientras veo como bebes mojitos gratis de la muerte.

supercrisis dijo...

Borachos perdidos en universo innexistente